• Adolfo Estrella

Post 3: El autodidacta solidario

Actualizado: 13 de nov de 2018

La escuela tradicional sigue defendiendo la especialización, la fragmentación de saberes y el levantamiento de muros disciplinarios cuya función principal tiene que ver más con el cercamiento y apropiación de saberes comunes, a través de la construcción y defensa de privilegios gremiales, que con el desarrollo y vitalización de los conocimientos. Sin embargo, en la actualidad impulsados por las redes de interconexión socio-digitales se producen desplazamientos en la cadena de valor pedagógico. La información está disponible urbi et orbi. Ni la escuela ni el profesor, son depositarios, ni mucho menos propietarios únicos, de información. El valor pedagógico reside en la capacidad de interrogarla, interrelacionarla, interpretarla y encontrar comunes. La erudición, la especialización no está en los sujetos: está en las redes socio-tecnológicas. Se ha desplazado desde los sujetos a los objetos, desde las mentes a las máquinas que las remedan.


En las bases de datos, en Internet ahí está la información disponible. De esta manera, la escuela y el profesor forman parte de una constelación mayor de fuentes de información y conocimiento con las que necesariamente tiene que dialogar y aprender. Esta situación posibilita el regreso del polímata[1] y del autodidacta, sujetos integrados en redes de conexión socio-digitales de amplio alcance.


La pedagogía de lo común se concentra en los procedimientos para acompañar a los autodidactas. Recupera e intensifica la condición natural del aprendizaje: este no existe sino como auto-aprendizaje, como deseo, voluntad, método y proyecto. Se preocupa de la coordinación de autodidactas en espacios y tiempos comunes y colaborativos,

Una pedagogía de lo común favorece el aprendizaje de autodidactas en interacción, fuera y dentro, del espacio del aula. La acción pedagógica y didáctica se resume en el diseño y coordinación de la interacción colaborativa entre autodidactas, incluyendo al docente considerado un autodidacta más dentro del sistema.


Dentro de una pedagogía de lo común es el sistema-aula el que aprende, o más estrictamente el común del sistema es quien aprende, a través del aprendizaje compartido. El otro nos muestra su creatividad y su aprendizaje; nosotros los nuestros. Desde esta visibilización mutua emerge lo común. El "autodidacta solidario" sale así del individualismo y del solipsismo: descubre, valora y valida una diferencia no jerarquiza autodidacta solidario se aleja del aprendizaje individualista que fomentan algunas variedades de homeschooling, por ejemplo.


Por otra parte , lo común se opone a las fragmentaciones: de sujetos y de conocimientos, por lo tanto, una pedagogía de lo común se opone a la descomposición de los conocimientos y saberes en “competencias” o en cualquier tipo de unidades de saberes codificadas y cosificadas fuera de las interacciones concretas. Ni siquiera identifica lo común como una “competencia transversal”. Una pedagogía de lo común busca la concatenación de saberes. Investiga y propone articulaciones o composiciones, siempre provisionales, de sujetos y saberes iguales y diferentes.


#Autodidacta #Pedagogía #Polímata #Saberes #Competencias #Interacción

[1] La polimatía es la sabiduría que abarca conocimientos sobre diversos ámbitos de las ciencias y las artes.


56 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2023 para Pedagogía de Lo Común de DARE AUDE